plantas de interior

Plantas de interior: reproducir el ecosistema en casa

En los últimos años se han vuelto populares varias especies de plantas para su uso ornamental en interiores. Algunas de estas especies proceden de climas diferentes al nuestro, y tienen unas adaptaciones peculiares que requieren cuidados específicos. En este artículo no haremos una lista detallada de todas las plantas exóticas que se pueden tener en casa (aunque sería interesante), pero repasaremos las peculiares características de algunas de esas especies.

Plantas de interior adaptadas a la sequía

Una planta bastante popular es la doradilla (Selaginella lepidophylla). Esta planta está bien adaptada a climas desérticos, pues es nativa del desierto de Chihuahua (entre EEUU y México). Esta planta no regula la cantidad de agua que almacenan sus tejidos, por lo que en ausencia de agua se deseca casi por completo formando una pelota y al ser hidratada vuelve a adoptar su forma habitual.

Imagen 1. La doradilla, a menudo llamada rosa de Jericó, es una planta bien adaptada a la sequía que puede secarse y volver a hidratarse sin morir en el proceso.

El nombre común de la planta es doradilla, pero se la confunde con la rosa de Jericó (Anastatica hierochuntica), una planta nativa de los desiertos de Arabia que posee la misma adaptación a los climas secos. La auténtica rosa de Jericó no es usada como planta ornamental.

Otro tipo de plantas adaptadas a climas áridos son las suculentas, que almacenan agua y otros recursos en el interior de sus tejidos. En este grupo están incluidos los cactus, plantas que han transformado sus hojas en espinas, o las crasuláceas, que acumulan agua en las hojas. A este grupo pertenece el Aloe vera, popular por las propiedades curativas del moco que contienen sus hojas, que incluyen el tratamiento de quemaduras en la piel.

Algunas plantas suculentas son realmente sencillas de cultivar debido a que no requieren mucha agua, pero otras son sensibles al exceso de humedad, pudiendo provocar que las raíces pudran. Este es el caso de las piedras vivas (Lithops sp.), que reciben su nombre por el aspecto parecido a guijarros, y que son sensibles al riego excesivo en invierno y verano.

Plantas de interior adaptadas a la vida aérea

Otro tipo común de plantas ornamentales son aquellas que trepan o cuelgan de una maceta. Una planta que puede crecer de ambas formas es el potus (Epipremnum aureum), que puede alcanzar varios metros de altura si se coloca junto a un tutor, o bien colgar de una maceta. La clepia (Hoya carnosa), conocida por sus hermosas flores, también puede cultivarse de ambas formas. La planta del dinero (Plectranthus verticillatus), por su parte, puede colgar pero no trepar.

Imagen 2. En su hábitat natural las orquídeas crecen sobre otras plantas, por lo que sus raíces están adaptadas a captar la humedad del aire en lugar de enterrarse en el sustrato.

Este tipo de plantas suelen ser tropicales y requieren bastante luz, directa o en numerosas ocasiones indirecta dependiendo de la especie. En la selva tropical, la luz suele llegar filtrada por las copas de los árboles más altos que las protegen de los rayos directos del sol, por eso en casa, tampoco toleran el sol directo. La humedad del aire es tan importante o más que el riego del sustrato, ya que son plantas que requieren que el sustrato esté humedecido pero que el aire no esté seco tal y como sucede en sus lugares de origen donde la humedad del ambiente es muy alta.

Las orquídeas (familia Orchidaceae) son un tipo de planta interesante, populares por sus hermosas flores, pero que requieren unos cuidados específicos. Estas plantas tienen raíces aéreas, debido a que en su hábitat natural crecen sobre otras plantas. Por ello, las raíces deben estar aireadas y recibir luz solar. También es importante mantener un nivel adecuado de humedad pero sin ahogar las plantas, por ejemplo colocando un plato con agua bajo la maceta.

Otro ejemplo serían los claveles de aire (Tillandsia sp.), que absorben nutrientes del aire a través de sus hojas y cuyas raíces simplemente anclan la planta a otra planta, o a un cordel. De esta forma, es posible tener estas plantas colgando sin siquiera necesitar una maceta con sustrato.

Plantas adaptadas a la vida acuática

Algunas plantas no requieren sustrato para crecer, sino que pueden hacerlo directamente en el agua. Estas plantas pueden resultar atractivas, bien por la facilidad de sus cuidados o bien por su apariencia. Algunas de estas especies son la oreja de gato (Tradescantia fluminensis), el matalí (T. zebrina), la monstera o costilla de Adán (Monstera deliciosa) o distintas especies de maranta (Maranta sp.).

Una opción atractiva es cultivar estas plantas dentro de un estanque con peces, de forma que los desechos de los animales sirvan de sustento a las plantas. En caso contrario, la adición de fertilizante líquido puede ser necesaria. En cualquier caso, se trata de plantas que crecen bien en interior y tienen una apariencia muy atractiva.

Imagen 3. La monstera o costilla de Adán es una planta de interior muy popular, que puede crecer tanto en sustrato como en agua, y que alcanza un tamaño considerable. 

Fuentes

  1. Mickel JT & Smith AR (2004). The Pteridophytes of Mexico. Mem. New York Bot. Gard. 88: 1–1054.
  2. Pujol JP (1996). Hablar con las Plantas: las 75 plantas de interior fundamentales, Alianza Editorial. ISBN 9788420607672

Rubén Portela
Biólogo, doctorado en ecología por la Universidad de A Coruña. Apasionado por la ciencia y enamorado desde la infancia de la naturaleza y los animales, especialmente la biología marina y los insectos.