Home / Salud / Las apuestas deportivas están determinadas por los genes

Las apuestas deportivas están determinadas por los genes

  • Determinadas variantes de los genes que controlan la dopamina dirigen la capacidad de realizar apuestas deportivas o de otro tipo, incluyendo otros momentos de competencia
  • La dopamina en el córtex medio prefrontal y el cuerpo estriado implicada en la gestión de la competencia y la capacidad de apostar
  • Podría influir en la evolución de la carrera profesional

apuestas-deportivas-determinadas-por-genes

Los genes que regulan la dopamina, afectan a las decisiones en apuestas deportivas y otras competencias

Inversores y los jugadores tomen nota: sus decisiones y sus estrategias de apuestas deportivas (apuestas en general, más bien) se determinan, en parte, por los genes. Investigadores de la universidad de California, Berkeley, y la universidad de Illinois en Urbana-Champaign (UIUC), han demostrado que las decisiones de apuestas en un juego competitivo sencillo (como por ejemplo, las apuestas deportivas) se ven influidas por variantes específicas de los genes que regulan la dopamina en el cerebro de una persona.

La dopamina es un neurotransmisor – una sustancia química liberada por las células del cerebro para señalar otras células del cerebro – que es parte clave del sistema de recompensa del cerebro y de búsqueda de placer. Una deficiencia de dopamina conduce a la enfermedad de Parkinson, mientras que la interrupción de la red de dopamina está relacionada con numerosos trastornos psiquiátricos y neurodegenerativos, incluyendo la esquizofrenia, la depresión y la demencia.

Mientras que estudios anteriores han demostrado el importante papel de la dopamina, un neurotransmisor en las interacciones sociales, este es el primer estudio que liga estas interacciones con los genes específicos que rigen el funcionamiento de la dopamina.

Los genes influyen en el comportamiento social complejo

“Este estudio muestra que los genes influyen en el comportamiento social complejo, en este caso el comportamiento estratégico”, dijo el líder del estudio, Ming Hsu, profesor asistente de marketing en Haas School of Business de la Universidad de Berkeley y miembro del Instituto de Neurociencia Helen Wills. “Ahora tenemos algunas pistas sobre los mecanismos neuronales a través de los cuales nuestros genes afectan el comportamiento.”

Las implicaciones para los negocios son potencialmente enormes,  dijo Hsu, ya que una de las posibilidades es la formación del personal para ser más estratégico. Los hallazgos podrían afectar de forma significativa nuestra comprensión de las enfermedades que implican la dopamina, como la esquizofrenia, así como trastornos de la interacción social, como el autismo.

“Cuando se habla acerca de la disfunción de la dopamina, la esquizofrenia es una de las primeras enfermedades que vienen a la mente”, dijo Hsu, señalando que la enfermedad implica un patrón muy complejo en cuanto a déficits sociales y toma de decisiones. “En la medida en que podemos entender mejor las interacciones sociales en entornos estratégicos, puede ayudarnos a entender cómo caracterizar y, finalmente, tratar los déficits sociales que son síntomas de enfermedades como la esquizofrenia.”

Dos áreas del cerebro involucradas en la competencia que se produce en las apuestas deportivas y otras competencias

Hsu estableció hace dos años que cuando la gente se involucra en las interacciones sociales competitivas, como los juegos de apuestas deportivas, se activan principalmente dos áreas del cerebro: la corteza medial prefrontal, que es la parte ejecutiva del cerebro y el cuerpo estriado, que trata de motivación y es crucial para el aprendizaje para adquirir recompensas. La resonancia magnética funcional (fMRI) mostró que las personas que juegan estos juegos muestran una intensa actividad en estas áreas.

“Si usted piensa en el cerebro como una máquina de computación, estas son áreas que tienen entradas, que las gestionan a través de un algoritmo, y las traducen en resultados de conducta”, dijo Hsu. “Lo que es realmente interesante de estas áreas es que ambos están relacionadas por las neuronas que utilizan dopamina.”

Los genes que regulan la dopamina implicada en la toma de decisiones de apuestas y competencia en general

Hsu y Set del Departamento de Economía de UIUC querían determinar qué genes implicados en la regulación de las concentraciones de dopamina en estas áreas del cerebro se asociaron con el pensamiento estratégico, por lo que se reclutaron como sujetos de estudio un grupo de 217 estudiantes de pregrado de la Universidad Nacional de Singapur, todos los cuales habían tenido sus genomas analizados en busca de unas 700.000 variantes genéticas. Los investigadores se centraron en sólo 143 variantes dentro de los 12 genes implicados en la regulación de la dopamina. Algunos de estos  12 genes están principalmente involucrado en la regulación de la dopamina en la corteza prefrontal, mientras que otros regulan principalmente la dopamina en el cuerpo estriado.

La competencia fue un juego, comúnmente utilizada por los científicos sociales para estudiar las interacciones sociales. Se trata de una persona que apuesta, a través del ordenador, con un oponente en el anonimato.

“Sabemos por estudios de imágenes cerebrales que cuando las personas compiten entre sí, en realidad se dedican a dos tipos distintos de procesos de aprendizaje”, dijo Set, refiriéndose al estudio de Hsu de 2012. “Uno en el aprendizaje puramente de las consecuencias de sus propias acciones, llamado aprendizaje por refuerzo. El otro es un poco más sofisticado, llamado aprendizaje de creencias, donde la gente trata de hacer un modelo mental de los otros jugadores, con el fin de anticiparse y responder a sus acciones”.

Aprendizaje por ensayo y error vs aprendizaje creencia

Utilizando un modelo matemático de la función cerebral durante las interacciones sociales competitivas, Hsu y Set correlacionaron el rendimiento en el aprendizaje por refuerzo y el aprendizaje de creencias con diferentes variantes o mutaciones de los 12 genes relacionados con la dopamina, y descubrieron una clara diferencia.

Encontraron que las diferencias en el aprendizaje por creencias – el grado en el que los jugadores fueron capaces de anticiparse y responder a las acciones de los demás, o de imaginar lo que está pensando su competidor y responder estratégicamente – se asoció con la variación en tres genes que afectan principalmente el funcionamiento de la dopamina en la corteza prefrontal medial.

Por el contrario, las diferencias en el aprendizaje por refuerzo de ensayo y error – la rapidez con que se olvidan de las experiencias pasadas y la rapidez con que cambian estrategia – se asoció con la variación en dos genes que afectan principalmente a la dopamina del estriado.

Hsu dijo que los hallazgos se correlacionan bien con los estudios cerebrales previos que muestran que la corteza prefrontal está involucrada en el aprendizaje de creencias, mientras que el cuerpo estriado está implicado en el aprendizaje por refuerzo.

Hsu está colaborando con otros científicos para correlacionar logros en la carrera en los adultos mayores con los genes y el rendimiento en los juegos competitivos, para ver qué regiones del cerebro y tipos de aprendizaje son los más importantes para los diferentes tipos de éxito en la vida.

¡Si realizas apuestas deportivas (o de otro tipo) ten en cuenta que tus genes también influyen!

About Ciencia y biologia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *