El calentamiento global y el cambio climático son irreversibles aunque sí mitigables en cierto grado, que el aumento de la temperatura previsto para 2050 se dará en 2040 y que si no se actúa drásticamente ya no podremos evitar de ninguna manera.