Principales conclusiones del último informe del IPPCC

cambio climático

Hoy ha salido el último informe emitido por el IPCC, en concreto es el del grupo de trabajo tres, el WGIII, y es particularmente importante porque es el que nos dice qué es lo que hay que hacer para mitigar el cambio climático. Las conclusiones no son buenas, y exigen una acción rápida si queremos mantener el aumento de temperatura en torno a 1,5ºC.

Índice

Las conclusiones están divididas en cuatro apartados: B. Desarrollo reciente y tendencias actuales, C. Transformaciones para limitar el cambio climático, D. Vínculos entre mitigación, adaptación y desarrollo sostenible y por último E. Fortalecimiento la respuesta. A continuación, un resumen de las conclusiones de cada uno de ellos.

NOTAS: Los titulares de cada punto son elegidos por mí porque me han parecido más ilustrativos o clarificadores, los textos son traducciones de los titulares (original aquí), a los que he añadido datos que me parecían ilustrativos procedentes del informe resumen (aquí)

Lo más importante: las emisiones tienen que tocar techo en 2025, reducirse el 43% en 2030 y acelerar en esta reducción hasta alcanzar las cero emisiones netas, de lo contrario, no se conseguirá limitar el calentamiento global a 1,5ºC.

B. Desarrollo y tendencias actuales

B.1. Las emisiones han seguido aumentando, más despacio pero siguen aumentando.

Las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero han seguido aumentando durante el período 2010-2019 lo que supone que las emisiones anuales han sido más altas que en cualquier otra década anterior. Como dato «positivo» se ha observado que la tasa de crecimiento fue menor que durante la década de 2000-2009, pero siguen creciendo.

B.2. Las emisiones netas han aumentado desde 2010 en los principales sectores y a nivel mundial.

El aumento de las emisiones netas han aumentado desde 2010 en los principales sectores y a nivel mundial. Las zonas urbanas suponen una parte cada vez mayor de estas emisiones. Aunque se han producido reducciones en las emisiones de CO2 debidas a las mejoras en el uso de combustibles fósiles y los procesos industriales, estas mejoras no han compensado el aumento global de emisiones en la industria, el suministro de energía, el transporte, la agricultura y los edificios.

Las emisiones por transporte crecen a un ritmo constante del 2% anual, las áreas urbanas han incrementado sus emisiones y la deforestación supone el 50% de las emisiones del sector AFOLU (agricultura, ganadería, forestal y otros usos de la tierra).

B.3. El 10% de los hogares con las emisiones per cápita más altas suponen el 34-45% de las emisiones a nivel mundial.

Las contribuciones regionales a las emisiones globales de GEI siguen siendo muy diferentes. Las variaciones en las emisiones per cápita regionales y nacionales reflejan en parte diferentes etapas de desarrollo, pero también varían ampliamente en niveles de ingresos similares. El 10% de los hogares con las emisiones per cápita más altas suponen el 34-45% de las emisiones de GEI de los hogares a nivel mundial. Al menos 18 países han sostenido reducciones de emisiones de GEI durante más de 10 años.

B.4. La innovación ha ayudado a reducir costes en las tecnologías de bajas emisiones, y la digitalización es una oportunidad pero también un riesgo.

Los costes unitarios de varias tecnologías de bajas emisiones han disminuido continuamente desde 2010 como es el caso de los paneles solares. Los paquetes de políticas de innovación han permitido estas reducciones de costes y respaldado la adopción global. Tanto las políticas personalizadas como las políticas integrales que abordan los sistemas de innovación han ayudado a superar los impactos distributivos, ambientales y sociales potencialmente asociados con la difusión mundial de tecnologías de bajas emisiones. La innovación se ha rezagado en los países en desarrollo debido a condiciones favorables más débiles.

La digitalización puede permitir la reducción de emisiones, pero puede tener efectos secundarios adversos a menos que se rija adecuadamente, ya que puede ser incentivo de incrementos del consumo de bienes y servicios, aumentando la demanda de dispositivos electrónicos, el aumento de la basura electrónica, aumentando la brecha digital e impactando negativamente en los mercados de trabajo.

Como parte positiva, por ejemplo, los sensores, el Internet de las cosas, la robótica y la inteligencia artificial pueden mejorar la gestión de la energía en todos los sectores, aumentar la eficiencia energética y promover la adopción de muchas tecnologías de bajas emisiones, incluida la energía renovable descentralizada, al tiempo que crean oportunidades económicas.

B.5. Las políticas de reducción de emisiones son efectivas pero muy desigual y lento.

Ha habido una expansión constante de políticas y leyes que abordan la mitigación desde el último informe. Esto ha llevado a evitar emisiones que de otro modo se habrían producido y a aumentar la inversión en tecnologías e infraestructuras bajas en GEI. La cobertura política de las emisiones es desigual en todos los sectores.

El progreso en la alineación de los flujos financieros hacia los objetivos del Acuerdo de París sigue siendo lento y los flujos de financiamiento climático rastreados se distribuyen de manera desigual entre regiones y sectores. Al menos 18 países que tenían objetivos de Kioto para el primer período del acuerdo han tenido reducciones de emisiones absolutas sostenidas durante al menos una década desde 2005, de los cuales dos eran países con economías en desarrollo.

  • Para 2020, había leyes climáticas «directas» enfocadas principalmente en la reducción de GEI en 56 países que cubren el 53% de las emisiones globales.
  • La cobertura de las políticas sigue siendo limitada para las emisiones de la agricultura y la producción de materiales industriales y materias primas.
  • Un número creciente de regulaciones ha impactado en las emisiones globales y se estima que resultaron en 5.9 Gt CO2-eq al año menos en 2016 de lo que habría sido sin estas regulaciones.

B.6. Las políticas de reducción anunciadas son insuficientes para limitar el calentamiento global a 1,5ºC

Las emisiones globales de GEI en 2030 asociadas con la implementación de las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés y que se establecen a raíz del Acuerdo de París) anunciadas antes de la COP26 harían probable que el calentamiento supere los 1,5 °C durante el siglo XXI.

Probablemente, limitar el calentamiento a menos de 2 °C dependería entonces de un aceleración rápida de los esfuerzos de mitigación después de 2030. Se prevé que las políticas implementadas para finales de 2020 resulten en emisiones globales de GEI más altas que las implícitas en las NDC. Por tanto, las políticas de reducción anunciadas son claramente insuficientes para limitar el calentamiento global a 1,5ºC e incluso a menos de 2º.

B.7. La infraestructura existente de combustibles fósiles existente y planificada superan las emisiones netas que limitan el calentamiento global a 1,5ºC

Las emisiones de CO2 futuras acumuladas proyectadas durante la vida útil de la infraestructura de combustibles fósiles existente y planificada actualmente sin una reducción adicional (por ejemplo, captura de CO2) superan las emisiones netas acumuladas totales de CO2 en las vías que limitan el calentamiento a 1,5 °C sin un rebasamiento limitado o nulo. Son aproximadamente iguales a las emisiones netas acumuladas totales de CO2 en vías que limitan el calentamiento a 2°C.

C. Transformaciones para limitar el cambio climático

C.1. Hay que reducir las emisiones un 43% para 2030 para limitar el calentamiento global a 1,5ºC

Se proyecta que las emisiones globales de GEI alcancen su punto máximo entre 2020 y, a más tardar, antes de 2025 en las trayectorias modeladas globales que limitan el calentamiento a 1,5 °C con un rebasamiento limitado o nulo y en aquellas que limitan el calentamiento a 2 °C y asumir acción inmediata. En ambos tipos de rutas modeladas, las reducciones de emisiones de GEI son rápidas y profundas a lo largo de 2030, 2040 y 2050. Sin un fortalecimiento de las políticas más allá de las que se implementan para fines de 2020, se prevé que las emisiones de GEI aumenten más allá de 2025, lo que conducirá a un calentamiento global medio de 3,2 °C para 2100.

Se proyecta que las emisiones globales netas de GEI caigan un 27 % para 2030 con respecto a los niveles de 2019 y un 63 % para 2050 en trayectorias modeladas globales que limitan el calentamiento a 2 °C y asumiendo acción inmediata.

Esto se compara con reducciones del 43 % para 2030 y del 84 % para 2050 en trayectorias que limitan el calentamiento a 1,5 °C con un sobreimpulso limitado o nulo. Las trayectorias modeladas que son coherentes con las NDC anunciadas antes de la COP26 hasta 2030 y que no suponen un aumento de la ambición a partir de entonces tienen mayores emisiones, lo que lleva a un calentamiento global medio de 2,8 °C para 2100.

cambio climatico ipcc ar6
En naranja es la tendencia con las políticas actuales. Como se aprecia, no se alcanzan las reducciones deseadas.

C.2. Para limitar el calentamiento global a 1,5ºC las emisiones globales netas de CO2 cero tienen que alcanzarse a la principios de la década de 2050.

Para limitar el calentamiento global a 1,5ºC las emisiones globales netas de CO2 cero tienen que alcanzarse a la principios de la década de 2050, para limitarlo a 2ºC debería alcanzarse a principios de la década de 2070. Una vez se alcancen las emisiones netas cero de CO2, estas vías podrán generando emisiones netas negativas de CO2 después de ese punto. Sin embargo, el nivel de calentamiento dependerá de las emisiones de CO2 acumuladas en el momento de alcanzar ese punto neto.

Las reducciones profundas de las emisiones de GEI para 2030 y 2040, en particular las reducciones de las emisiones de metano, el calentamiento máximo más bajo, reducen la probabilidad de sobrepasar los límites de calentamiento y conducen a una menor dependencia de las emisiones negativas netas de CO2 que revierten el calentamiento en la segunda mitad del siglo. Alcanzar y mantener las emisiones globales netas de GEI cero da como resultado una disminución gradual del calentamiento.

C.3. Para limitar a 1,5ºC, son necesarias emisiones de GEI rápidas, profundas e inmediatas en todos los sectores.

Todas las trayectorias modeladas globales que limitan el calentamiento a 1,5 °C sin sobrepaso o con un rebasamiento limitado, y aquellas que limitan el calentamiento a 2 °C implican reducciones de emisiones de GEI rápidas y profundas y, en la mayoría de los casos, inmediatas en todos los sectores.

Las estrategias de mitigación modeladas para lograr estas reducciones incluyen la transición de combustibles fósiles sin CCS (Captura y Almacenamiento de Carbono por sus siglas en inglés) a fuentes de energía de muy bajo contenido de carbono o cero, como energías renovables o combustibles fósiles con CCS, medidas del lado de la demanda y mejora de la eficiencia, reducción de emisiones distintas del CO2 y despliegue de métodos de eliminación de dióxido de carbono (CDR) para contrarrestar las emisiones de GEI residuales. Los sectores de suministro de energía y AFOLU alcanzarán las cero emisiones antes que el transporte, edificación y la industria.

C.4. El sector energético requiere transformaciones importantes

La reducción de las emisiones de GEI en todo el sector energético requiere transiciones importantes, incluida una reducción sustancial en el uso general de combustibles fósiles, el despliegue de fuentes de energía de bajas emisiones, el cambio a fuentes de energía alternativas y la eficiencia y conservación de la energía. La instalación continua de infraestructura de combustible fósil sin utilizar tecnologías que reduzcan sustancialmente las emisiones de CO2 ‘congelará’ las emisiones de GEI.

C.5. La reducción de emisiones de CO2 en la industria requiere coordinación de la cadena de valor

Las emisiones netas de CO2 cero del sector industrial son desafiantes pero posibles. Reducir las emisiones de la industria implicará una acción coordinada a lo largo de las cadenas de valor para promover todas las opciones de mitigación, incluida la gestión de la demanda, la eficiencia energética y de los materiales, los flujos circulares de materiales, así como las tecnologías de reducción y los cambios transformadores en los procesos de producción.

El progreso hacia cero emisiones netas de GEI de la industria será posible mediante la adopción de nuevos procesos de producción que utilicen una gestión de electricidad, hidrógeno, combustibles y carbono de bajo o cero GEI.

C.6. Las áreas urbanas tienen que establecer objetivos ambiciosos de mitigación

Las áreas urbanas pueden crear oportunidades para aumentar la eficiencia de los recursos y reducir significativamente las emisiones de GEI a través de la transición sistémica de la infraestructura y la forma urbana a través de vías de desarrollo de bajas emisiones hacia emisiones netas cero. Los ambiciosos esfuerzos de mitigación para ciudades establecidas, de rápido crecimiento y emergentes abarcarán 1) reducir o cambiar el consumo de energía y materiales, 2) electrificación y 3) mejorar la absorción y el almacenamiento de carbono en el entorno urbano.

Las ciudades pueden lograr emisiones netas cero, pero solo si las emisiones se reducen dentro y fuera de sus límites administrativos a través de cadenas de suministro, lo que tendrá efectos beneficiosos en cascada en otros sectores.

C.7. La modernización y la construcción de nuevos edificios con emisiones netas de GEI son clave

En los escenarios globales modelados, se proyecta que los edificios existentes, si se modernizan, y los edificios que aún no se construyen, se acerquen a las emisiones netas de GEI cero en 2050 si los paquetes de políticas, que combinan medidas suficientes y ambiciosas de eficiencia y energía renovable, se implementan de manera efectiva y las barreras la descarbonización se eliminan.

En 2019, las emisiones globales directas e indirectas de los edificios no residenciales aumentaron alrededor de un 55 % y las de los edificios residenciales aumentaron alrededor de un 50% en comparación con 1990.

Las políticas poco ambiciosas aumentan el riesgo de bloquear los edificios en carbono durante décadas, mientras que las intervenciones de mitigación bien diseñadas e implementadas de manera efectiva, tanto en los edificios nuevos como en los existentes si se modernizan, tienen un potencial significativo para contribuir al logro de los ODS en todas las regiones mientras se adaptan los edificios a clima futuro.

C.8. Las emisiones del sector transporte pueden reducirse por gestión de la demanda y uso de combustibles alternativos

Las opciones del lado de la demanda y las tecnologías de bajas emisiones de GEI pueden reducir las emisiones del sector del transporte en los países desarrollados y limitar el crecimiento de las emisiones en los países en desarrollo. Las intervenciones centradas en la demanda pueden reducir la demanda de todos los servicios de transporte y respaldar el cambio a modos de transporte más eficientes desde el punto de vista energético. Los vehículos eléctricos propulsados ​​por electricidad de bajas emisiones ofrecen el mayor potencial de descarbonización para el transporte terrestre, sobre la base del ciclo de vida.

Los biocombustibles sostenibles pueden ofrecer beneficios de mitigación adicionales en el transporte terrestre a corto y mediano plazo. Los biocombustibles sostenibles, el hidrógeno de bajas emisiones y los derivados (incluidos los combustibles sintéticos) pueden ayudar a mitigar las emisiones de CO2 del transporte marítimo, la aviación y el transporte terrestre pesado, pero requieren mejoras en los procesos de producción y reducciones de costes. Muchas estrategias de mitigación en el sector del transporte tendrían varios beneficios colaterales, que incluyen mejoras en la calidad del aire, beneficios para la salud, acceso equitativo a los servicios de transporte, reducción de la congestión y reducción de la demanda de materiales.

C.9. La forestación no puede compensar por completo la acción demorada en otros sectores

Las opciones de mitigación de AFOLU, cuando se implementan de manera sostenible, pueden brindar reducciones de emisiones de GEI a gran escala y remociones mejoradas, pero no pueden compensar por completo la acción demorada en otros sectores. Además, los productos agrícolas y forestales de origen sostenible se pueden utilizar en lugar de productos más intensivos en GEI en otros sectores.

Las barreras para la implementación y las compensaciones pueden resultar de los impactos del cambio climático, demandas competitivas sobre la tierra, conflictos con la seguridad alimentaria y los medios de vida, la complejidad de los sistemas de gestión y propiedad de la tierra y aspectos culturales. Hay muchas oportunidades específicas de cada país para brindar beneficios colaterales (como la conservación de la biodiversidad, los servicios de los ecosistemas y los medios de vida) y evitar riesgos (por ejemplo, a través de la adaptación al cambio climático).

C.10. La mitigación del lado de la demanda podrían reducir las emisiones en un 40-70%

La mitigación del lado de la demanda abarca los cambios en el uso de la infraestructura, la adopción de tecnología de uso final y el cambio sociocultural y de comportamiento. Las medidas del lado de la demanda y las nuevas formas de provisión de servicios de uso final pueden reducir las emisiones globales de GEI en los sectores de uso final en un 40-70 % para 2050 en comparación con los escenarios de referencia, mientras que algunas regiones y grupos socioeconómicos requieren energía y recursos adicionales. Las opciones de respuesta de mitigación del lado de la demanda son coherentes con la mejora del bienestar básico para todos.

C.11. La remoción de dióxido de carbono es indispensable para llegar a las cero emisiones netas

El despliegue de CDR para contrarrestar las emisiones residuales difíciles de reducir es inevitable si se quiere lograr cero emisiones netas de CO2 o GEI. La escala y el momento de la implementación dependerán de las trayectorias de las reducciones brutas de emisiones en diferentes sectores. Ampliar el despliegue de CDR depende del desarrollo de enfoques efectivos para abordar las limitaciones de viabilidad y sostenibilidad, especialmente a gran escala.

C.12. El beneficio económico global de limitar el calentamiento a 2 °C supera el costo de la mitigación en la mayoría de la literatura evaluada

Las opciones de mitigación que cuestan 100 dólares por tCO2-eq-1 o menos podrían reducir las emisiones globales de GEI en al menos la mitad del nivel de 2019 para 2030. El PIB mundial continúa creciendo en las trayectorias modeladas pero, sin tener en cuenta los beneficios económicos de la acción de mitigación de los daños evitados por el cambio climático ni de la reducción de los costos de adaptación, es un pequeño porcentaje más bajo en 2050 en comparación con las trayectorias sin mitigación más allá de las políticas actuales. Se informa que el beneficio económico global de limitar el calentamiento a 2 °C supera el costo de la mitigación en la mayoría de la literatura evaluada.

D. Vínculos entre mitigación, adaptación y desarrollo sostenible

D.1. Las acciones relacionadas con el cambio climático también pueden dar lugar a algunas compensaciones.

La acción climática acelerada y equitativa para mitigar los impactos del cambio climático y adaptarse a ellos es fundamental para el desarrollo sostenible. Las acciones relacionadas con el cambio climático también pueden dar lugar a algunas compensaciones. Las ventajas y desventajas de las opciones individuales podrían gestionarse mediante el diseño de políticas. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU pueden utilizarse como base para evaluar la acción climática en el contexto del desarrollo sostenible.

D.2. Los ecosistemas terrestres y acuáticos pueden verse afectados negativamente por algunas acciones de mitigación, según su implementación.

Existe un fuerte vínculo entre el desarrollo sostenible, la vulnerabilidad y los riesgos climáticos. Los recursos económicos, sociales e institucionales limitados a menudo dan como resultado una alta vulnerabilidad y una baja capacidad de adaptación, especialmente en los países en desarrollo.

Varias opciones de respuesta brindan resultados tanto de mitigación como de adaptación, especialmente en los asentamientos humanos, la gestión de la tierra y en relación con los ecosistemas. Sin embargo, los ecosistemas terrestres y acuáticos pueden verse afectados negativamente por algunas acciones de mitigación, según su implementación. La planificación y las políticas intersectoriales coordinadas pueden maximizar las sinergias y evitar o reducir las compensaciones entre la mitigación y la adaptación.

Algunas opciones de mitigación pueden aumentar la competencia por recursos escasos, como la tierra, el agua y la biomasa. En consecuencia, estos también pueden reducir la capacidad de adaptación, especialmente si se implementan a mayor escala y con altas tasas de expansión, lo que exacerba los riesgos existentes, en particular donde los recursos de tierra y agua son muy limitados. Los ejemplos incluyen el despliegue a gran escala o mal planificado de bioenergía, biocarbón y forestación de tierras naturalmente sin bosques.

La planificación urbana sostenible y el diseño de infraestructura, incluidos los techos y fachadas verdes, las redes de parques y espacios abiertos, la gestión de bosques y humedales urbanos, la agricultura urbana y el diseño sensible al agua pueden brindar beneficios tanto de mitigación como de adaptación en los asentamientos. Estas opciones también pueden reducir los riesgos de inundación, la presión sobre los sistemas de alcantarillado urbano, los efectos de isla de calor urbano y pueden brindar beneficios para la salud a partir de la reducción de la contaminación del aire. También podría haber compensaciones. Por ejemplo, aumentar la densidad urbana para reducir la demanda de viajes podría implicar una alta vulnerabilidad a las olas de calor y las inundaciones.

D.3. Los caminos de mitigación ambiciosos implican cambios grandes y a veces perturbadores en la estructura económica

La mitigación mejorada y la acción más amplia para cambiar las vías de desarrollo hacia la sostenibilidad tendrán consecuencias distributivas dentro de los países y entre ellos. La atención a la equidad y la participación amplia y significativa de todos los actores relevantes en la toma de decisiones en todas las escalas puede generar confianza social y profundizar y ampliar el apoyo a los cambios transformadores.

Los caminos de mitigación ambiciosos implican cambios grandes y a veces perturbadores en la estructura económica, con consecuencias distributivas significativas, dentro y entre países. La equidad sigue siendo un elemento central en el régimen climático de la ONU, a pesar de los cambios en la diferenciación entre estados a lo largo del tiempo y los desafíos para evaluar las proporciones justas.

Las consecuencias distributivas dentro y entre países incluyen el cambio de ingresos y empleo durante la transición de actividades de altas a bajas emisiones. Si bien se pueden perder algunos trabajos, el desarrollo bajo en emisiones también puede abrir más oportunidades para mejorar las habilidades y crear más trabajos duraderos, con diferencias entre países y sectores. Los paquetes de políticas integrados pueden mejorar la capacidad de integrar consideraciones de equidad, igualdad de género y justicia.

E. Fortalecimiento la respuesta

E.1. Hay opciones de mitigación que son factibles de implementar a escala en el corto plazo.

Hay opciones de mitigación que son factibles de implementar a escala en el corto plazo. La viabilidad difiere entre sectores y regiones, y de acuerdo con las capacidades y la velocidad y escala de implementación. Sería necesario reducir o eliminar las barreras a la viabilidad, y fortalecer las condiciones favorables para implementar opciones de mitigación a escala. Estas barreras y facilitadores incluyen factores geofísicos, ambientales-ecológicos, tecnológicos y económicos, y especialmente factores institucionales y socioculturales. La acción fortalecida a corto plazo más allá de las NDC (anunciadas antes de la COP26) puede reducir y/o evitar los desafíos de viabilidad a largo plazo de las trayectorias modeladas globales que limitan el calentamiento a 1,5 °C con un sobrepaso limitado o nulo.

Varias opciones de mitigación, en particular la energía solar, la energía eólica, la electrificación de los sistemas urbanos, la infraestructura verde urbana, la eficiencia energética, la gestión del lado de la demanda, la gestión mejorada de bosques y cultivos/pastizales, y la reducción del desperdicio y la pérdida de alimentos, son técnicamente viables y se están volviendo cada vez más importantes. rentables y, por lo general, cuentan con el apoyo del público. Esto permite la implementación en muchas regiones.

E.2. Los esfuerzos de mitigación integrados en el contexto de desarrollo más amplio pueden aumentar el ritmo, la profundidad y la amplitud de las reducciones de emisiones

En todos los países, los esfuerzos de mitigación integrados en el contexto de desarrollo más amplio pueden aumentar el ritmo, la profundidad y la amplitud de las reducciones de emisiones. Las políticas que cambian las vías de desarrollo hacia la sostenibilidad pueden ampliar la cartera de respuestas de mitigación disponibles y permitir la búsqueda de sinergias con los objetivos de desarrollo. Se pueden tomar medidas ahora para cambiar las vías de desarrollo y acelerar la mitigación y las transformaciones en todos los sistemas.

La combinación de la mitigación con políticas para cambiar las vías de desarrollo, como políticas sectoriales más amplias, políticas que induzcan cambios de estilo de vida o de comportamiento, regulación financiera o políticas macroeconómicas, puede superar las barreras y abrir una gama más amplia de opciones de mitigación. También puede facilitar la combinación de mitigación y otros objetivos de desarrollo.

Por ejemplo, las medidas que promueven áreas urbanas transitables combinadas con electrificación y energía renovable pueden generar beneficios colaterales para la salud a partir de un aire más limpio y beneficios de una mayor movilidad (nivel de confianza alto). Las políticas de vivienda coordinadas que amplían las opciones de reubicación pueden hacer que las medidas de mitigación en el transporte sean más efectivas (nivel de confianza medio).

E.3. La gobernanza climática proporciona el marco para los diferentes actores

La gobernanza climática, actuando a través de leyes, estrategias e instituciones, en función de las circunstancias nacionales, apoya la mitigación al proporcionar marcos a través de los cuales interactúan diversos actores y una base para el desarrollo y la implementación de políticas.

La gobernanza climática es más eficaz cuando se integra en múltiples dominios de políticas, ayuda a generar sinergias y minimizar las compensaciones, y conecta los niveles de formulación de políticas nacionales y subnacionales. La gobernanza climática eficaz y equitativa se basa en el compromiso con los actores de la sociedad civil, los actores políticos, las empresas, los jóvenes, los trabajadores, los medios de comunicación, los pueblos indígenas y las comunidades locales.

E.4. Muchos instrumentos regulatorios y económicos ya se han implementado con éxito.

Muchos instrumentos regulatorios y económicos ya se han implementado con éxito. El diseño de instrumentos puede ayudar a abordar la equidad y otros objetivos. Estos instrumentos podrían respaldar reducciones profundas de las emisiones y estimular la innovación si se ampliaran y aplicaran más ampliamente. Los paquetes de políticas que permiten la innovación y el desarrollo de capacidades están mejor capacitados para respaldar un cambio hacia futuros equitativos y bajos en emisiones que las políticas individuales. Los paquetes para toda la economía, en consonancia con las circunstancias nacionales, pueden cumplir objetivos económicos a corto plazo al mismo tiempo que reducen las emisiones y modifican las vías de desarrollo hacia la sostenibilidad.

Cuando se implementaron, los instrumentos de fijación de precios del carbono han incentivado medidas de reducción de emisiones de bajo costo, pero han sido menos efectivos, por sí solos y a los precios vigentes durante el período de evaluación, para promover medidas de mayor costo necesarias para mayores reducciones. Los impactos distributivos y de equidad de dichos instrumentos de fijación de precios del carbono pueden abordarse utilizando los ingresos de los impuestos al carbono o el comercio de emisiones para apoyar a los hogares de bajos ingresos, entre otros enfoques.

E.5. Los flujos financieros rastreados no alcanzan los niveles necesarios para lograr los objetivos de mitigación en todos los sectores y regiones.

Los flujos financieros rastreados no alcanzan los niveles necesarios para lograr los objetivos de mitigación en todos los sectores y regiones. El desafío de cerrar las brechas es mayor en los países en desarrollo en su conjunto. El aumento de los flujos financieros de mitigación puede ser respaldado por opciones de políticas claras y señales de los gobiernos y la comunidad internacional. La cooperación financiera internacional acelerada es un facilitador fundamental de las transiciones justas y con bajas emisiones de GEI, y puede abordar las desigualdades en el acceso a la financiación y los costos y la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático.

E.6. La cooperación internacional es un facilitador fundamental para lograr objetivos ambiciosos de mitigación del cambio climático.

La cooperación internacional es un facilitador fundamental para lograr objetivos ambiciosos de mitigación del cambio climático. La CMNUCC, el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París respaldan niveles crecientes de ambición nacional y alientan el desarrollo y la implementación de políticas climáticas, aunque aún existen brechas. Están surgiendo asociaciones, acuerdos, instituciones e iniciativas que operan a nivel submundial y sectorial y que involucran a múltiples actores, con niveles mixtos de eficacia.

G. Costas
Licenciada en Biología con las especialidades ambiental y marina por la Universidad de Alicante.