Home / La Tierra / El 42 % de las aguas subterráneas no podrán mantener ecosistemas acuáticos para 2050.

El 42 % de las aguas subterráneas no podrán mantener ecosistemas acuáticos para 2050.

Las aguas subterráneas albergan la mayor parte de las reservas de agua dulce planeta. Son clave para la agricultura ya que son fuente de agua de riego en muchas zonas del planeta.

El agua subterránea se encuentra en las grietas del suelo, atrapada en la arena y la roca, y de ella dependen más de dos mil millones de personas ya sea para riego o como bebida.

Las aguas subterráneas contribuyen en gran medida al mantenimiento de caudales en flujos de agua como ríos, en lagos… Su reducción implica que el nivel de agua de los ecosistemas acuáticos se vean afectados.

La extracción desenfrenada e insostenible de las reservas de aguas subterráneas cruciales para la producción de alimentos «impactará de manera crítica» en ríos, lagos y humedales en la mitad de las cuencas de drenaje de la Tierra a mediados de siglo, según un reciente estudio publicado en Nature.

ecosistemas acuáticos aguas subterraneas

El ritmo de extracción actual excede en mucho el nivel de recarga de los acuíferos y las aguas subterráneas en general. A medida que la población mundial y los cultivos se incrementan el consumo de agua lo hace de la misma forma.

En este estudio, el grupo investigador, estudió la velocidad a la que el agua agua subterránea existente alimentaba a ríos, lagos y humedales de todo el planeta y cómo el bombeo para la agricultura afectó ese proceso, conocido como flujo de corriente.

El 20% de las cuencas de drenaje han llegado a su punto de inflexión

Durante este estudio, descubrieron que alrededor del 20 por ciento de las cuencas de drenaje, el punto de inflexión donde la extracción superó el flujo de la corriente ya se había alcanzado.

También utilizaron modelos de cambio climático para predecir cómo disminuirá el flujo de la corriente en el futuro y descubrieron que entre el 42 y el 79 por ciento de los sitios de aguas subterráneas del mundo no podrán mantener los ecosistemas acuáticos para 2050.

Inge de Graaf, presidente de sistemas hidrológicos ambientales de la Universidad de Friburgo, Alemania, dijo que esto podría tener un impacto devastador.

«Está bastante claro que si ya no hay agua en su arroyo, sus peces y plantas morirán»

«Alrededor de la mitad de los cultivos de regadío dependen del agua subterránea»

Inge de Graaf

En la actualidad, las regiones que dependen en gran medida del agua subterránea para la producción de cultivos, incluidos México y las cuencas del Ganges e Indo, ya estaban experimentando una disminución de los flujos de ríos y arroyos debido a la sobreexplotación.

A medida que aumenta la demanda de agua subterránea, las áreas de África y el sur de Europa también verán severas interrupciones del agua en las próximas décadas, predijo este equipo.

En agosto, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático emitió una evaluación importante sobre el cambio en los usos de la tierra para combatir el calentamiento global, argumentando un uso más sostenible del agua en la agricultura a medida que la población mundial alcanza los 10 mil millones para 2050.

De Graaf dijo que algunas técnicas de cultivo mostraron ser prometedoras para reducir el uso del agua subterránea, como sucede en partes del Delta del Mekong en el sudeste asiático, donde las palmeras de coco están reemplazando los campos de arroz intensivos en varios proyectos piloto.

Investigadores británicos ya advirtieron este año que las generaciones futuras se enfrentan a una «bomba de tiempo» de agua subterránea ya que los sistemas subterráneos tardarían décadas en reponerse.

En España, el Parque Nacional de Doñana y el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, dos humedales de relevancia internacional, peligran por la sobreexplotación de aguas subterráneas mediante pozos ilegales que impiden la correcta cuantificación de los aportes y salidas de agua a estos ecosistemas. Esto dificulta la toma de medidas ya que no se tienen todos los datos reales de balance hídrico.

About G. Costas

Licenciada en Biología con las especialidades ambiental y marina por la Universidad de Alicante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La newsletter de cienciaybiologia

¿Qué voy a encontrar aquí?

 

Introduce tu e-mail aquí: