Home / La Tierra / La incertidumbre de las nubes en el deshielo del Ártico

La incertidumbre de las nubes en el deshielo del Ártico

Cada verano es noticia el deshielo del Ártico. Por una parte es normal el deshielo, pero por otra parte, cada o bien comienza más adelante o bien la cantidad de hielo que se derrite es mayor. La tendencia es preocupante ya que la semana pasada Groenlandia perdió 2.000 millones de toneladas en un solo día.

deshielo del artico

Por este motivo, se han estudiado distintos escenarios de deshielo de los casquetes polares, y en particular del Ártico, teniendo en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero.

Investigaciones recientes muestran que la capa de hielo de Groenlandia podría desaparecer en los próximos mil años, elevando el nivel global del mar en más de siete metros.

Sin embargo, la mayoría de las predicciones sobre el futuro de la capa de hielo de Groenlandia se centran en el impacto de diferentes escenarios de emisiones de gases de efecto invernadero en su evolución y en el compromiso del nivel del mar.

Las nubes más importantes de lo que se pensaba en el deshielo del Ártico

Una nueva investigación publicada hoy en la revista Nature Climate Change, muestra que en un mundo que se calienta, la microfísica de las nubes juega un papel importante al igual que los gases de efecto invernadero y, en escenarios de altas emisiones, domina las incertidumbres en la proyección de la futura fusión de la capa de hielo.

La diferencia en el derretimiento potencial del hielo causado por las nubes, se debe  principalmente a su capacidad para controlar la radiación de onda larga en la superficie de la capa de hielo.

Actúan como una manta. La simulación de fusión de hielo más alta se corresponde con la capa más gruesa de nubes, que lleva a un calentamiento más fuerte en la superficie y supone un deshielo dos veces mayor.

A la inversa, la simulación de fusión en el extremo inferior se corresponde con nubes más finas que a su vez conducen a un calentamiento de onda más largo en la superficie y menos fusión en Groenlandia.

Esto se debe principalmente al efecto albedo. El efecto albedo se produce cuando la radiación solar rebota contra la superficie de la Tierra y sale hacia la atmósfera.

Es superior en los polos y las zonas de nieve por su color blanco, y mucho menor en las zonas de bosques porque los colores oscuros absorben la radiación.

Cuando hay nubes, la radiación que rebota y sale a la atmósfera se ve retenida por las nubes que no la dejan pasar, aumentando la temperatura.

Esta incertidumbre del efecto de las nubes en el deshielo de Groenlandia podría suponer hacia el final del siglo XXI 40,000 gigatoneladas de hielo adicional. Lo que equivale a 1.500 años de suministro de agua doméstica de los EE. UU. Y 11 cm adicionales de aumento del nivel del mar a nivel mundial.

Stefan Hofer, de la Escuela de Ciencias Geográficas de la Universidad de Bristol y miembro de los proyectos Black and Bloom y Global Mass, es el autor principal del nuevo estudio.

«Hasta ahora pensábamos que las diferencias en las proyecciones modeladas de la evolución futura de la capa de hielo de Groenlandia estaban determinadas principalmente por la cantidad de nuestras futuras emisiones de gases de efecto invernadero.

«Sin embargo, nuestro estudio muestra claramente que las incertidumbres en nuestras predicciones sobre el derretimiento de Groenlandia dependen igualmente de cómo representamos las nubes en esos modelos.

«Hasta finales del siglo XXI, las nubes pueden aumentar o disminuir el aumento del nivel del mar proveniente de la capa de hielo de Groenlandia en 11 cm».

El mensaje principal del documento es que las nubes son la principal fuente de incertidumbres para modelar el futuro deshielo de Groenlandia y su consiguiente contribución al nivel del mar.

El diez por ciento de la población mundial vive en zonas costeras amenazadas por el aumento del nivel del mar a nivel mundial. Por lo tanto, para hacer planes de mitigación más precisos, será necesario restringir las incertidumbres debidas a las nubes en el aumento del nivel del mar.

«Las observaciones de las propiedades de las nubes en el Ártico son caras y pueden ser desafiantes.

«Solo hay un puñado de observaciones a largo plazo de las propiedades de las nubes en el Ártico, lo que hace que sea muy difícil restringir las propiedades de la nube en nuestros modelos climáticos.

«El siguiente paso lógico sería aumentar la cantidad de observaciones a largo plazo de las propiedades de las nubes en el Ártico, que luego se pueden utilizar para mejorar nuestros modelos climáticos y las predicciones del aumento futuro del nivel del mar».

¿Te ha gustado? Valorános para ayudarnos a mejorar
[Total:0    Promedio:0/5]

About G. Costas

Licenciada en Biología con las especialidades ambiental y marina por la Universidad de Alicante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.