Los ecosistemas acuáticos – agua dulce

mar 22 • Ecología2 comentarios

Torrentes y ríos

Los ríos proporcionan agua, transporte y un medio de deposición de resíduos. La superficie total que ocupan es pequeña pero son los ecosistemas más intensamente usados por el hombre.

Las características del río cambian desde su nacimiento hasta su desembocadura debido a que su tamaño y volumen de agua aumentan y porque cambia el metabolismo de la comunidad, la composición de especies y la diversidad de especies. Esta secuencia de cambios se llama contínuo fluvial.

Las corrientes de la cabecera son heterótrofas, es decir, la respiración excede a la producción. La comunidad biótica depende de la materia orgánica que llega procedente del lavado de la cuenca terrestre.

En el curso medio su lecho es más amplio y menos abrupto y se instalan autótrofos, como las algas de agua dulce y otras plantas acuáticas que pueden llegar a ser muy abundantes. La diversidad de especies alcanza en este punto su máximo.

En el curso bajo el agua se enlentece y se hace fangosa, decreciendo la luz y la fotosíntesis en consecuencia. La corriente es heterótrofa con una reducida variedad de especies en los niveles tróficos.

Casi todos los grandes ríos están saturados por los residuos que emiten las aglomeraciones de su ribera debido a su uso como alcantarillas gratuitas. Es difícil hallar un río natural sea su tamaño el que sea.

Las aguas de corriente se dividen en dos tipos: corrientes en las que su lecho es erosionado y su fondo es firme (rápidos), y corrientes de sedimentación con el fondo compuesto de sedimentos sueltos (remansos). Las comunidades acuáticas son diferentes en las dos situaciones, en los remansos, se asemejan a las de las lagunas con un considerable desarrollo del fitoplancton y de especies de peces e insectos acuáticos; en los rápidos son formas más exclusivas y especializadas como larvas de frigáneas o “cargadores”.

Lagos y lagunas

La mayoría de cuencas con masas de agua dulce que conforman los ecosistemas lagunares son jóvenes. El tiempo de permanencia de las lagunas es variable y lo hace desde pocas semanas o meses en el caso de las pequeñas lagunas estacionales a varios cientos de años las mayores. Aunque unos pocos lagos sean antiguos, la mayoría datan del pleistoceno, y se espera que los ecosistemas de aguas continentales varíen con el tiempo de forma inversamente proporcional a su tamaño y profundidad. La discontinuidad geográfica favorecería la especiación si estuviesen más aislados en el tiempo. Así su diversidad de especies es baja.

Tienen distinta zonación y estratificación, se distingue la zona litoral con vegetación enraizada a lo largo de la orilla, zona limnética de aguas abiertas domiadas por el plancton y una zona profunda dominada por heterótrofos. Estas zonas equivalen a las del mar.

En las regiones templadas los lagos están térmicamente estratificados con una parte superior más cálida (epilimnión) que se aisla del hipolimnión (parte más inferior y fría), están separados por la termoclina que impide el intercambio de materiales. Debido a esto el intercambio de materiales es insuficiente, pero durante la primavera y el otoño, todas tienen la misma temperatura produciéndose la mezcla. A estas épocas le siguen explosiones de fitoplancton. En los climas cálidos se produce una vez al año, y en los trópicos la mezcla es un proceso gradual e irregular.

La producción primaria depende de varios factores:

  • Naturaleza química de la cuenca
  • Tipo de entradas desde tierra o afluentes
  • Profundidad

Los lagos someros son más fértiles con lo que la producción de peces suele ser inversamente proporcinal a la profundidad. Los lagos se clasifican en oligotróficos con poca comida y eutróficos con mucha comida.

El fenómeno conocido como eutrofización cultural o artificial se produce por el aporte de fertilizantes inorgánicos que aumentan las tasas de producción primaria, cambian la composición de la comunidad acuática con lo que los peces aptos para la pesca pueden desaparecer, el crecimiento de las algas puede llegar a ser tan elevado que interfiera en las actividades de natación, deportes náuticos y pesca, además, de darle al agua un sabor desagradable. Un lago biológicamente pobre es preferible a otro fértil desde el punto de vista del recreo y del consumo.

Con la construcción de lagunas y lagos artificiales el hombre ha cambiado el paisaje de aquellas zonas sin masas de agua, estas construcciones benefician al hombre y al paisaje ya que estabilizan los ciclos del agua y de los nutrientes, y la diversidad es favorecida. En ellos también se producen cambios debido a la sucesión ecológica como resultado de las actividades de la comunidad biótica (procesos autógenos) y como resultado de la llegada de sedimentos procedentes de la cuenca circundante (procesos alógenos). La pesca es abundante en los primeros años, pero decrece conforme llegan nutrientes en exceso transportados por las riadas y la masa de agua va envejeciendo.

Zonas húmedas, ciénagas y pantanos

La mayoría de los rasgos expuestos para los estuarios se pueden aplicar a las zonas húmedas siendo ambos ecosistemas fértiles por naturaleza.

Las marismas costeras están sometidas a la acción de las mareas con fluctuaciones periódicas del nivel del agua como resultado de las variaciones estacionales y anuales de las precipitaciones, cumpliendo ambos fenómenos las mismas funciones en términos de proporcionar un amplio rango en el grado de fertilidad y estabilidad. Los incendios de las estaciones secas consumen la materia orgánica acumulada de modo que se hace más oscura el agua de la laguna y se le añade una descomposición aeróbica ulterior que libera nutrientes solubles, incrementándose así la tasa de producción. Si no existen fluctuaciones del nivel del agua e incendios, la formación de sedimentos y turba (materia orgánica que no se descompone por vias aeróbicas) tiende a permitira la invasión de la vegetación terrestre leñosa.

En los lugares donde el hombre controla el nivel del agua, han de usarse herbicidas químicos o métodos mecánicos para que el área continúe siendo un auténtico ecosistemas adecuado para patos y otros organismos semiacuáticos. También son valiosos para el mantenimiento de acuíferos de vecinos.

Los arrozales son un tipo de ecosistema dulceacuícola de marisma.

Related Posts

2 Responses to Los ecosistemas acuáticos – agua dulce

  1. nicol vanessa caceres aldana dice:

    si sabes q publicaste esto y no sirve pa ni mierda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »